jueves, 13 de enero de 2022

Ojalá. A veces se cumple

Esta semana, Inma del blog “Molí del Canyer” nos invita a participar en un relato que lleve esa palabra que es un deseo, un ojalá.

Si queréis leer más relatos pinchar aquí.




*Yo voy a hacer un relato, diferente, que no trata de los ojalá que yo pueda tener, porque me dejo guiar sólo por el momento, pues lo prefiero a dejar los ojalá en el cajón del escritorio.




Este es mi relato


Ojalá. A veces se cumple


Cuántos ojalá quedan en el olvido sin cumplir. Un ojalá es como un deseo, pero los deseos los lanzamos sin esperar respuesta, hasta que la hay.
Cada día Alexander salía al jardín y pedía el mismo deseo “Ojalá no hubiera pasado y estuvieran aquí”
El era un niño, un niño que se había quedado solo, ya que sus padres y su hermana... ¡No, no quería recordar!. Qué tragedia aquella, él viajaba con ellos en aquel carruaje tirado por cuatro hermosos equinos blancos, pero todo pasó en un instante, tal vez segundos. Él no quería recordar aquello, pero cada día salía a aquel jardín de estilo inglés y pedía cerca de aquel estanque aquel deseo, siempre con la misma exclamación “Ojalá no hubiera pasado y estuvieran aquí”.
No se sabe si a fuerza de desear las cosas ocurren, pero de repente se vio jugando con su hermana, sus padres tomando el té cerca de ellos en sendas hamacas leyendo.
Todo idílico, todo bonito. Era su infancia, era su familia, eran aquellos juegos.
De repente se dirigió a su hermana y le habló:
-¿Jugamos al escondite?
Pero su hermana permanecía inmóvil, callada, como ausente...
Le volvió a hablar:
¿Por qué no me contestas?. Si quieres jugamos a otra cosa, lo que tu prefieras.
Pero ella seguía de la misma manera, ajena a todo.
Se dirigió a sus padres:
-Margaret no me contesta, parece enferma.
Sus padres seguían leyendo como si nada ocurriera.
Pero él seguía viendo aquel jardín, aquel lago y aquella estampa familiar inmóvil.
Él los veía, deseaba aquello, lo que antes tenía y que un fatal accidente le arrebató, pero algo fallaba, algo no era igual, algo muy importante. Y es que aquella escena no tenía movimiento.
Entonces vio aparecer al mayordomo y le inquirió sobre aquello tan extraño.
El mayordomo intentó ignorarlo, no hacerle caso, pero le conmovió la soledad de aquel niño y le contesto:
-¿Qué es lo que quiere saber el pequeño Alexander?.¿No sería mejor que entrara en la casa?
-Yo pedí muchas veces un deseo, pero aunque se haya cumplido, no es un deseo completo.
-Un deseo en vida, es un deseo vivo. Un deseo en muerte, es un deseo muerto.
-¿Qué quieres decir?
-Lo que ve es una ilusión del pasado. Nadie lo puede ver, usted tampoco a ellos.
-Yo sí los veo.
-No, no puede, sólo ve una imagen de aquello que fue. Ellos están muertos y usted también, pero en una dimensión diferente. Yo los veo a todos y hablo con todos porque estoy entre sus dos mundos paralelos, los que han llegado definitivamente y los que están en camino pero se resisten, como usted pequeño Alexander.


© José Luis Asensi 13/01/2022 

46 comentarios:

  1. Muy bueno José, a mitad de él ya me imaginaba que él pequeño Alexander estaba en un mundo que no era el de los vivos. El final es sorprendente, con ese mayordomo diciendo tal vez lo que bien pudiera ser una realidad. Te felicito. Un abrazo y feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los deseos, a veces, se cumplen a medias.
      Me alegra que te haya gustado el relato.
      Muchas gracias, Campi. Un abrazo y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. Relato muy enigmatico, con cierta mistica
    y vaya esas dimensiones subrenaturales tenian sus propias reglas, vamos aprendiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Posiblemente y aunque no las podamos ver hay otras dimensiones o mundos paralelos que tal vez coexisten con este. El teclado da mucho de sí para otorgarle unas reglas que desconocemos a estas historias. Ahí entra a formar parte de la fantasía.
      Como diría una persona que yo conozco "Mira que es sufrido el papel".
      Muchas gracias,José.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Ay! José Luis, pobre niño, inconsciente del abismo al que lo llevaba su deseo. Lo que queda bien claro con tu relato es que el lamentarse por lo pasado nos "desfonda" del presente (aunque éste esté en el más allá) ; después del lamento por lo pasado uno quizás debiera, aún en la amargura, aceptar porque en la aceptación, en esa tierra están las semillas de nuestra fuerza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la aceptación es, a veces, muy difícil y requiere de un gran esfuerzo. Merecería la pena hacerlo.
      Me ha gustado tu análisis.
      Muchas gracias, Esther.
      Besos.

      Eliminar
  4. A veces al desear imposibles se corre el riesgo de quedar atrapado en las redes de nuestros vamos intentos de alterar la realidad tratando de negar lo ocurrido. Duro relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. !Woom!
    tremendo y fabuloso escrito, realmente maravilloso y ese final me ha impresionado, realmente fue un gusto leerte, mis felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María. Me alegra que lo hayas percibido así.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Estremecedor pero buen relato amigo. Saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son los deseos, a veces. Muchas gracias, sandra.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Glups... un relato que hiela la sangre.
    Muy bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xavi. Siempre me han gustado estos temas, tanto en novelas, como en películas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Brillante participación. Disfruté leyendo. Mi felicitación
    .
    Feliz fin de semana... Saludos poéticos
    .
    Crementos poéticos y ensoñaciones
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Ryk@rdo. Buen fin de semana.
      Saludos poéticos.

      Eliminar
  9. Un género que me apasiona. Muy bien llevado, y con una atmósfera muy sugestiva… Crudo y evocador…
    Me ha encantado, querido amigo.

    Abrazo grande, y muy feliz finde 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ginebra. Valoro en lo mucho que vale tu comentario. A mi también me gusta ese género, lo desconocido, lo que tememos, lo enigmático...
      Un abrazo grande y feliz finde para ti también.

      Eliminar
  10. Un buen relato muy enigmático amigo mío, me encantó leer, a pesar de ser un relato, ciertas cosas ocurren en la vida como si realmente fueran dimensiones paralelas, nunca se sabe.
    El final sí que fue una sorpresa,
    Felicidades amigo José Luis.
    Un gran abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que nos cuesta creer, o no tanto, depende, pero yo creo que solos no estamos, otra cosa es que no lo podamos ver, o no queramos creer. Esas dimensiones no es algo inventado, existen, se ha estudiado y comprobado.Según la Teoría de las Cuerdas, hay once dimensiones en el universo.
      Muchas gracias,Juan.
      Un fuerte abrazo y muy buen fin de semana.

      Eliminar
  11. Uishhh a veces es mejor no desear esas cosas... un poco de yuyu pero muy sorprendente el relato.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La muerete siempre da yuyu, pero es algo que está ahí.
      Muchas gracias, Sylvia.
      Besos.

      Eliminar
  12. Un relato para aplaudir, es fantástico!! Aunque me ha dejado con los pelos de punta. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Inma. Agradezco esa percepción que has tenido del relato.
      Besos y buen fin de semana.

      Eliminar
  13. Qué interesante y a la vez que aterrador, me ha provocado una especie de ansiedad, que me hacía leer con más impaciencia por llegar al desenlace.
    Magnífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tracy. Me alegra que te haya gustado.
      La muerte siempre causa pavor, pero es un ciclo más. A todas las personas nos provoca esa sensación de desasosiego.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Estremecedor relato! y nos recuerda como a veces los deseos pueden enmascarar la negación y la falta de cordura. Muy bueno José. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. A veces los deseos son sólo un maquillaje de algunas situaciones que no aceptamos.
      Muchas gracias, Ceci.
      Saludos.

      Eliminar
  15. ¡Oh qué tremendo y sobrenatural relato, José Luis! me hizo recordar por un instante a una película de terror que vi hace tiempo titulada: LOS OTROS....no sé si tú la viste. Pero sabes ¿cuál es mi feliz conclusión? que la muerte no existe, pues solamente abandonamos este cuerpo que es como un estuche para nuestro verdadero YO, que es el alma. El alma y el espíritu son inmortales, el espíritu regresa a Dios y el alma se va a un plano espiritual de espera. Esa es mi fe y mi convicción, y no por cosas que me hayan contado, sino por experiencias personales que he tenido desde los siete años de edad hasta la fecha. Me encantó tu relato igualmente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Otros es todo un clásico de fantasmas, o personas no vivas. Es muy buena.
      Independientemente de la fe, en la cual yo también creo, el alma es inmortal. De eso estoy convencido, es la energía que mueve lo físico, el cuerpo, el cual a la hora de la verdad es lo menos importante, porque el alma como energía se une a la energía primigenia.
      Muchas gracias, Ingrid.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. los cientificos hablan de cuatro dimensiones, Estéin dejó la puerta abierta a la dimensión comodín: El tiempo Poder estar presente hacia delante o hacia atrás a voluntad, o en tu relato después de todos muertos. Interesante propuesta la tuya Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las cuatro dimensiones ya ha quedado en el olvido. Ahora se habla de once dimensiones en el universo, mediante la Teoría de las Cuerdas, pero esto es un relato y sólo fantasía. La verdad no la sabemos.Nadie vuelve para contarlo.
      Muchas gracias, Rodolfo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me encantó tu enfoque de: Ojalá.
    Una mirada al pasado, mientras permaneces entre dos mundos. Escritura delicada, con retoques dulcísimos. Bravo.
    Un abrazo y feliz fin de semana.✔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonita percepción del relato, la tuya.
      Muchísimas gracias, Berta.
      Un abrazo y muy buen fin de semana para ti.

      Eliminar
  18. Terrible y sensible relato de seres que tienen deseos de sentir de nuevo.
    Un placer leerte
    Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil aceptar ciertas cosas.
      Muchas gracias, Charly.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. ¡¡¡¡MUY BUEN RELATO!!!!!
    Me encantó tu cuento, una belleza, felicitaciones.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  20. Buen relato, impresiona. Mirar hacia atrás es repescar y aprender de lo que no fuimos capaces de ver. Me gustó. Me recordó a la película de Los Otros...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero sin mirar demasiado para no quedarse enganchado como en el relato.
      Muchas gracias, Mari Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Desde que he conocido tu espacio, siempre marcho con un dulce sabor de boca cuando acabo de leerte, no cabe duda de que tu arte atrae y dejas al lector con ganas de más. De esta vez me has dejado con la piel de gallina. Como siempre te dejo mis felicitaciones y cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me alegra mucho poder conseguir que quedes con ese sabor dulce.Y agradezco tus palabras.
      Muchas gracias, Kasioles.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Con demasiada frecuencia nos enredamos en los ojalas y nos perdemos el presente, no se puede vivir mirando por el retrovisor, ¿verdad?

    Imaginaba un final parecido pero aún así me ha sorprendido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con más frecuencia de lo que sería deseable. Quedarse mirando por el retorovisos no es demasiado aconsejable.
      Totalmente de acuerdo contigo.
      Muchas gracias Beauséant. Un saludo.

      Eliminar
  23. ¡Me ha encantado la realidad de tu relato, José!
    has ido dejando miguitas de pan a lo largo de tus letras para darnos de bruces con lo que podíamos intuir :-9
    Los deseos, a veces, se cumplen, incluso los que no son de este mundo.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un relato irreal que no sabemos si podría serlo, ya que desconocemos muchas cosas.
      Muchas gracias, Mag. Me alegra tu vuelta.
      Un beso muy grande.

      Eliminar