miércoles, 24 de noviembre de 2021

Una historia, un pasillo.

 Esta semana, Inma del blog "Molí del Canyer" nos invita a participar en un relato cuyo tema sean los pasillos. Si os apetece leer a otros participantes, pinchar aquí.


Este es mi relato:

Una historia, un pasillo    (356) palabras 

No lo puedo evitar, me provocan claustrofobia, ansiedad, angustia. Es como estar metido dentro de un tubo, además de ser frío, impersonal, un lugar inhóspito. El pasillo es como un camino lleno de oscuridad, interminable, que te lleva de estancia en estancia. Una forma de malgastar el tiempo.
Aquel pasillo me agobiaba, era como un intruso que se interponía entre las estancias y yo, entre yo y mi familia. Parecía estar todo a mil años luz de distancia y lleno de acechanzas hasta llegar al lugar seguro.
Aquellas paredes eran cada vez más estrechas. Era como el pasillo del miedo, siempre lleno de oscuridad, de zancadas largas. Aquella noche, cuando transitaba por él, de repente oí un ruido, me detuve. Y entonces ocurrió… La nieve se fue haciendo más espesa, los pasos más lentos, las paredes más estrechas. Estas se iban acercando la una a la otra tratando de aplastarme en el medio, traicionado y asesinado por ellas.
Intenté correr, pero me caí, eran como serpientes que se enroscaban al camino, me arrastré, pero la oscuridad y esa nieve tan rara, todo parecía clavarse sobre mí como puñales.
Oía que me llamaban, pero…¿Por qué no venían a buscarme, a sacarme de allí. Y allí estaba sudando yo, en invierno, con aquel sudor frío que me recorría la espalda.
La noche anterior me habían contado una historia de terror antes de irme a dormir y me producía escalofríos, pero yo estaba muy despierto.
Tragaba saliva y era como si cada vez que lo hacía se oyera caer una gota en el fondo de un pozo oscuro, un gotear que martilleaba mis sienes. Entonces el pasillo empezó a inclinarse y yo a caer, a caer dentro de ese maldito, negro y herrumbroso pozo lleno de telarañas. 
Gritaba y gritaba, pero nadie me oía. Volví a gritar una vez más y salió un grito desgarrado y desgarrador que podía cuartear hasta las entrañas de quien lo oyera. De repente entro mi madre en la habitación corriendo, encendió la luz y yo desperté de ese maldito sueño, de esa pesadilla, de
aquel pasillo del que había oído hablar en aquella historia.

© José Luis Asensi    24/11/2021 

54 comentarios:

  1. Qué bien has descrito una pesadilla.
    Son así, angustiosas, horribles... esa sensación de indefensión es horrorosa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son terribles y sin posibilidad de escapatoria, hasta ese sobresalto que te despierta.
      Qué malas son las pesadilas!
      Muchas gracias,Xavi.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias, Ryk@rdo. Me alegra que te haya gustado el relato.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  3. Un relato escalofriante y muy bien escrito, bravo.
    Un gran abrazo 😃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Vero.
      Las pesadillas son así, escalofriantes.
      un abrazo grande para ti también.

      Eliminar
  4. ¡¡Madre mía!! Vaya noche de infarto. Por un momento pensé que las pareces te iban a comer. Es horrible soñar con el miedo y la angustia. Yo cuando tengo pesadillas parecen tan reales como esta tuya y se pasa francamente mal. Incluso sube la tensión y la respiración se agita.
    Muy bien contado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reales como ese mundo onírico en su realidad fantástica.
      Es verdad, se pasa mal.
      Muchas gracias,Isa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un texto claustrofóbico pero muy bien llevado, te metes dentro de la historia y comienzas a sentir calor, frió y hasta oyes ruidos. La mente es asombrosa como nos puede jugar de mala manera. Muy bueno José, realmente bueno. Abrazos y que los sueños no se vean reflejados en un pasillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Campirela.
      Así es la mente y los sueños, a veces pesadillas.
      Que los sueños no se vean reflejados en ningún pasillo y que no sean nunca pesadillas!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Un pasillo que terminó siendo un pozo de torturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así son generalmente los pasillos, desesperantes y poco agradables.Y si son parte de una pesadilla, entonces son terribles.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Realmente has creado un ambiente claustrofóbico, un horror de pasillo. Me has dejado agobiada, muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me agobio en los pasillos, parecen no tener final.
      Muchas gracias,Esther.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muito boa esta história, meus parabéns.

    Arthur Claro
    http://www.arthur-claro.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Gran relato, pesadillas así suelen pasar, nos sugestionamos aveces y al dormir la pasamos mal. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga.Depende de esa experiencia diurna que hayamos tenido.
      Saludos Sandra.

      Eliminar
  10. ¡Me ha encantado! Qué bien transmites la angustia, desazón...y esa sensación final de caer...¡cuántas veces la he vivido en sueños!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Noelia.
      Yo creo que esa sensación la hemos tenido la mayoría de las personas. Todo depende de las experiencias que hayamos tenido con relación al objeto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Y lo mágico de esos sueños agobiantes, es lo real que se nos presentan. Sentimos los roces de las telas de arañas, las motas de polvo , el miedo, sí el miedo que aunque muchas veces no sepamos como describirlo lo sentimos como algo físico.
    Los pasillos como tú muy bien escribes, a mi también me agobian. Cuando estoy en un hotel, siempre me da pavor pensar que las luces se apagarán y me quedaré a oscuras y, ...

    Un relato magnifico José Luis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo vivamos con más intensidad en los sueños. En la realidad puede ser una simple molestia o malestar lo que nos cause, pero en los sueños se magnifica.
      Los pasillos son agobiantes.
      Muchas gracias,Berta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muy buena historia, de esas que erizan los pelos de la nuca. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Mónica.
      Me alegra que te haya gustado. La verdad es que hasta a mi me ha resultado espeluznante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Me he sentido identificado en mi adolescencia con esas pesadillas que te hacen gritar, incluso aún ahora de vez en cuando suceden.
    Un placer leerte
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Charly, que son pesadillas que alguna vez todos hemos tenido. Es una manera de liberarnos de la ansiedad.
      Muchas gracias, Charly.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. No suelo tener pesadillas, de hecho no las tengo pero supongo que verse sumergido en esas terribles historias en el mometo del sueño debe ser muy muy espantoso.. Asi lo has descripto en este genial relato, en el que gracias a Dios llega esa madre a encender la luz y hacer que finalice.Dicen que antes de acostarnos debemos estar en contacto con noticias e historias bonitas, incluso las peliculas que vemos, porque estas cosas suceden...todo queda alli guardado, y mientras dormimos "explotan". Abrazo muy grande José Luis!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eli.
      Sí, la verdad es que es mejor estar relajado y pensar en cosas bonitas y no ver películas de violencia o terror, ni nada que estimule esa imaginación negativa, antes de irnos a dormir. Aunque esas pesadillas se producirán de igual manera si se ha tenido alguna vivencia estresante, aunque no haya sido el mismo día. Esperarán a ese día en el que, por una razón u otra, estamos más nerviosos o agotados.
      Un abrazo muy grande para ti también.

      Eliminar
  15. ¿Por qué será tan recurrente eso de tener pesadillas con pasillos, paredes que te oprimen y caídas? Hum... muy interesante...
    Y tu relato genialmente narrado. Te oprime el pecho esa sensación de claustrofobia que siente el protagonista.
    Un besazo juevero, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es porque los pasillos, en general, son algo estrecho y a veces, parece que sin final. Algo que nos recuerda a algo parecido a estar enclaustrados. Esa sensación de claustrofobia o falta de libre movimiento.
      Un beso grande para ti, Dafne.

      Eliminar
  16. Que pesadilla más horrible!! Y el creyendo que no dormia. No puedo ni imaginarmelo. El relato es muy bueno, gracias por participar, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Inma.
      Las pesadillas pueden ser muy reales.
      Besos.

      Eliminar
  17. Excelente. Me recordaste al pasillo de mi casa de pequeña. La oscuridad me hacia ver lo que no había, pero yo lo inventaba.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a muchas personas nos ha pasado algo parecido en los pasillo. De pequeños, nuestra imaginación supera a la realidad.
      Muchas gracias,Rosana.
      Abrazos.

      Eliminar
  18. las vivencias obsesivas perduran en nuestro subcosciente y antes o después salen para perseguirnos. Un sueño puede indicar temores a aquello que no podemos enfrentarnos, Un relato bien expuesto, Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Rodolfo. Son miedos que proceden de malas experiencias, generalmente.
      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  19. Has descrito la pesadilla tan bien que has logrado meterme en ella a la vez que iba leyéndola y casi he notado el retemblido final al acabar la pesadilla.
    Bárbaro relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Tracy.
      Me alegra mucho saber que te ha hecho partícipe de esa pesadilla en forma de relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Muy buena historia, José Luis. Eres experto en relatos de suspenso o terror y siempre me mantienes atenta hasta el final. A veces puede suceder que lo que nos cuentan y nos impresiona se convierte en pesadilla mientras dormimos. Muy realista. Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lo que vivimos y experimentamos conforma nuestros sueños de esa noche, o cualquier otra noche.
      Muchas gracias,Ingrid. Feliz semana.

      Eliminar
  21. De terror José Luis, menos mal que apareció tu madre y te salvó de la pesadilla. Las madres siempre nos salvan..
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las madres nos salvaban cuando éramos pequeños, ahora nos tenemos que salvar nosotros mismos.
      Muchas gracias,Mariarosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. buen relato, José Luis, gracias por compartir tus letras.

    Un abrazo

    Lola

    ResponderEliminar
  23. Qué bien lo has transmitido. Me he visto en ese pasillo y envuelta en esa angustia. De niña recuerdo pesadillas así. Ese despertar llorando y mi madre abrazándome.

    Una placer leerte.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Galilea. Son sueños recurrentes que casi todas las personas hemos tenido.
      Besos.

      Eliminar
  24. ¡Menuda angustia para el pobre muchacho! Es como una película sin dejar ningún cabo suelto. ya el chaval, digo yo chaval, estaba sugestionado. Ya veía fantasma incluso antes de que aparecieran en sus sueños.
    Digna de estudio esta pesadilla, José. Por cierto, una maravillosa forma de narrar cada detalle y cada emoción del chico.
    Un beso grande y muy feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Mağ.Podría ser cualquiera dentro de esa pesadilla, un chaval, yo. Lo cierto es que las pesadillas, siempre nos hacen pasar un mal rato.
      Un beso enorme para ti y feliz semana.

      Eliminar
  25. Una pesadilla escrita desde dentro, me ha encantado

    Un abrazo, y feliz tarde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias,Albada.
      Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  26. Una pesadilla muy bien relatada, ha sido como estar dentro de ella.

    Un beso José Luis.

    ResponderEliminar
  27. Los quiero invitar a una convocatoria de relatos cortos, que espero quieran participar. Un ejercicio de fantasía con un personaje con el que tendrán que interactuar. convocatoria libre a su estilo.
    https://adoquines-mojados.blogspot.com/2021/11/convocatoria-libre-mi-historia-con-un.html
    Pueden colocar en comentarios el link de su historia.

    Gustab.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gustab. En cuanto pueda me paso por tu blog.
      un abrazo.

      Eliminar