jueves, 22 de julio de 2021

Un mágico amanecer

(Mi participación en los Relatos Jueveros del día 22 de Julio en el blog "Molí del Canyer)


Desde siempre me he sentido atraído por la montaña y por ello hace muchos años que practico senderismo. Una manera de estar en contacto con esa naturaleza que tanto amo y de la que me siento parte.
En una de esas maravillosas rutas, en este caso una nocturna a una de las cimas más emblemáticas de aquella Comunidad, nos pusimos rumbo a aquel lugar. Cenamos tranquilamente en  el pueblo desde donde partía la ruta: buena compañía, risas y mucha ilusión.
A las doce en punto pasábamos por delante de la iglesia de aquella pequeña población, saludando con gran alegría a todas las personas que había en la calle cenando y tomando el poco fresco que hacía en aquella calurosa noche de Julio.
Andábamos por senderos de vegetación y rocas, que de noche tenían un aspecto totalmente diferente. El cielo estrellado, las luces del pueblo cada vez  más abajo, más alejadas. Pasamos por alguna fuente de agua fresca que aprovechamos para mitigar aquel húmedo y pegajoso calor.
La ruta era una auténtica gozada y la meta que nos pusimos era dormir en la cima. Nunca nos esperábamos el espectáculo que íbamos a presenciar en unas horas. Una vez arriba y antes de un paso aéreo que yo no sabía que existía, quedaba la decisión de pasar y ver amanecer, o quedarse a dormir antes de la cima y perderse lo apetecible de aquella salida de sol inusual.
Cuando me tocó decidir a mí, dudé. Y lo hice, porque entonces aún tenía vértigo. Algunos personas se quedaron sin pasar. Yo, al ser de noche y no poder ver lo que había abajo y con ayuda, al final pasé. Dormimos dos horas y el reloj nos despertó. Y en unos minutos... El sol iba apareciendo poco a poco desperezándose desde el mar, y un gran océano de algodón surgía bajo nuestros pies.
Fue un maravilloso, extraordinario y mágico espectáculo lleno de belleza que no olvidaré.
En aquella montaña de ritos sagrados ancestrales, perdí el vértigo y vi un amanecer doblemente mágico y especial, como nunca antes había contemplado.


© José Luis Asensi    22/07/2021

 

35 comentarios:

  1. Nos has dejado el amanecer perfecto, al igual que tú la montaña me llama es algo superior , creo que desde la cima contemplar el horizonte de todo lo que nos rodea y te ves como un granito de arena, ...he visto de tu pluma ese amanecer mágico . Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Campirela.
      Si he podido lograr contagiarte con ese amanecer, para mí ya es mucho.
      Abrazo gigante, amiga.

      Eliminar
  2. ¡¡que buena historia José Luis!!
    ver un amanecer es algo que no se olvida, sea en la montaña o frente al mar. Me encantó tu relato, me sentí caminando por ese sendero de montaña.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maria Rosa.
      La verdad es que los amaneceres son un grandioso espectáculo, por su belleza y por lo que significan simbolicamente.
      Me alegro que através de las letras me hayas acompañado por esos hermosos senderos.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. Además ,esa visión del amanecer, tiene pinta de recompensa , primero por el esfuerzo y luego por tu superación de los miedos (el de tu personaje)
    Le has dado unos tintes de aventura iniciatica.
    Abrazooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gabiliante.
      La verdad es que fue un doble amanecer, por el espectáculo y por la superación del personaje.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Ver amanecer es una maravilla.
    Qué ganas dan de estar en esa montaña mágica.
    Noche de estrellas con premio final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xavi.
      Te puedo asegurar que es algo impresionante. Es como un pequeño Himalaya con el mundo por debajo de un mar de nubes. Eso, por sí solo, ya es un gran premio.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Antes seguía varios blogs de senderismo, siempre me han gustado porque aman la naturaleza y tienen una forma especial de relatar a través de su mirada y parece mágico y tanto, que ha logrado hacer que superes el vértigo.

    Un placer, José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El primer blog que empecé, allá por el año 2010 era de senderismo. Era descubrir toda la experiencia acumulada anteriormente a las personas que se querían iniciar, además de intentar plasmar las sensaciones de cada ruta e intentar contagiar esa magia. De ahí pasé el programa a la radio y así lo complementaba.
      La naturaleza ha sido siempre mi afición y mi gran amor. Y con ella, la montaña.
      Muchas gracias, Mujer de Negro.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Es que lo nos cuesta, más y mejor se aprecia y atesora. La naturaleza nos propone que la redescubramos a medida que nos descubrimos nosotros al hacerlo. Forma parte del ciclo vital. Buen relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica.
      Descubrir la naturaleza es descubrirnos a nosotros mismos, porque somos parte inseparable de ella.
      Muchas gracias.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Qué bonita tu participación... Y cómo comprendo esa sensación... de abrir los ojos en la cima de una montaña y recibir la primera caricia del sol. Es mágico. Me alegro de tu experiencia, ¡y de que perdieras el vértigo!
    Un abrazo de otra montañera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si también eres montañera, seguro que has podido comprender y compartir esa sensación. Es auténtica magia.
      Practico senderismo y montañismo, aunque el senderismo ya está englobado junto a todas las demás actividades montañeras, desde hace muchos años, pero antes de esa noche me imponía asomarme al vacío o cruzar pasos técnicos. Ahí, esa noche, perdi ese miedo mal llamado vértigo.
      Muchas gracias, Maite.
      Un abrazo montañero.

      Eliminar
  8. Bueno amigo José Luis, por lo menos perdiste el vértigo en esa mágica montaña, algo de magia debía tener.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia, a veces, está en ver lo mágico de lo que se puede admirar y percibir, pero mágica sí fue esa noche y, por supuesto, ese amanecer.
      Los miedos nos hacen perdernos muchas cosas hasta que nos liberamos de ellos.
      Un fuerte abrazo, amigo Juan.

      Eliminar
  9. Participação muito generosa, encantadora, que sendo conto pode ter muito de verdade. Ver o sol nascer do cimo de uma serra, imagino, deve ser encantador.
    .
    Poéticos cumprimentos
    Cuide-se
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ryk@rdo.
      Cuento? realidad? Muchas veces las dos cosas se confunden.
      Dónde comienza la realidad y termina la ficción?
      Saludos.

      Eliminar
  10. Pues me has dejado de verdad con las ganas de saber a qué montaña y a qué sendero te estás refiriendo, hago también senderismo y he seguido con emoción la ruta nocturna con amanecer mágico que describes.¡Qué chulo! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esther.
      Me alegra que también te guste este universo mágico de las montañas y los senderos.
      Gracias por tu visita, gracias por tu comentario.Y gracias por leerme e interesarte por la montaña.
      No te voy a dejar con las ganas de saber a que montaña me refiero. Esa montaña y cima, porque la sierra lleva el mismo nombre, se llama Benicadell y separa las comarcas valencianas del Comtat y la Vall d'Albaida.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias a ti, José Luis, me apunto los datos por si alguna vez estoy por la zona. Acabo de buscar Benicadell y el primer enlace creo que me lleva a la ruta que tú describes, 19 kilómetros ida y vuelta por bosque y montaña con vistas espectaculares , ¡una maravilla! Un abrazo : -)))

      Eliminar
  11. Ver amanecer es una maravilla. Hermosa tu participación. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sandra.
      Ver amanecer es una verdadera delicia.
      Saludos, amiga.

      Eliminar
  12. Una ruta por la montaña que lleva a ver el mar y el esperado amanecer. Precioso.
    Un besazo juevero, José Luis

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Dafne.
    Desde esta montaña se llega a ver el mar, a lo lejos. Pero el sol perfectamente bien, cuando empieza a elevarse desde él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Me has trasladado contigo a tan mágico lugar. Aún tengo pendiente hacer alguna ruta de noche y el summun seria abrir los ojos en un lugar como el que compartes. Creo que es la primera vez que te sumas a una propuesta juevera,te animo a seguir participando. Bienvenido y gracias por tu aportación. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, Inma.
    La verdad es que me está gustando esto de los "Relatos Jueveros"
    Te recomiendo que no te quedes con las ganas y hagas esa ruta nocturna. Es algo diferente totalmente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué lindo relato, José Luis! me has hecho recordar un amanecer que yo vi desde la ventanilla de un tren hace muchos años, aquí en la serranía de mi país....el cielo de pronto era platinado...y eso me impactó....las lagunas se veían anaranjadas...¡qué colores! jamás en la costa he visto tanta belleza como se ve en los amaneceres de la sierra de Perú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias,Ingrid.
    Debió ser un amanecer espectacular, con las lagunas anaranjadas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Una preciosa entrada. Esa montaña abriendose al día y los corazones. Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias, Albada.
    La verdad es que una ruta así, abre el corazón de par en par.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. love the mountain and its view....

    nice story

    ResponderEliminar
  21. Thank you so much.
    The mountains and their paths are full of life. It is the best way to feel part of nature.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  22. Una maravillosa experiencia que has relatado tan bien que sólo había que dejarse llevar.

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, Galilea.
    La verdad es que es una experiencia real y maravillosa. Una de las que no olvidaré nunca.
    Abrazos.

    ResponderEliminar