jueves, 15 de julio de 2021

La duda

 (Mi participación en el relato juevero del 15 de Julio convocado por Dorotea)

No tengo duda alguna. la había visto anteriormente, hasta había hablado con ella.
Un día me detuvo por la calle y me preguntó por una dirección. Después observé que no iba a ninguna parte, se sentó en una terraza a tomarse un café tranquilamente.
Eso sí. A partir de entonces, pasaba asiduamente por allí. Más de una vez, al estar en el balcón, sentado, la vi pasar. Lo extraño es que miraba hacía arriba, como si supiera donde vivía yo.
A partir de entonces, se convirtió casi en una sombra pegada al cuerpo.Y a la mente también, pues no salía para nada de mi cabeza, ni en los sueños.
-Doctora. No me la puedo quitar de la cabeza.
-Se está usted obsesionando. Desconfía de todo el mundo.Todo son dudas para usted.
-Cree que me estoy volviendo loco?
-Bueno. Eso me lo tiene que decir usted...
-Tal vez no es mi mejor época.
-Tómese esto antes de ir a dormir y en la próxima sesión me dice cómo le va.
Pero nada, no dió resultado. Un día la tropecé por la calle y sin más intenté agredirla.
Ella se detuvo sin inmutarse y me espetó:
-No me reconoces?
-No, tu has entrado en mi cabeza sin mi permiso. Me persigues.
-Yo creo que sí. Recuerdas aquel hospital donde te ingresaron durante aquel grave accidente? Nos hicimos muy buenos amigos y después nos dejamos de ver. Parecías un poco trastornado por aquellos días y parece que ahora también.
-No, no confío en ti.
-Soy la mujer que tu atropellaste en aquella noche de borrachera, en ese fatal accidente.
-No puede ser, debe ser una broma. Tu estás muerta.
-No es una broma, siempre he estado aquí. Tan sólo que nadie me puede ver. Sólo tú. Y  he venido a por tí, esta vez, para que me acompañes donde yo me fui, a la nada.
-Te mataré.
-Ya lo hiciste con tu lujoso coche.
-Soltadme, he dicho que me solteís
-Inyéctele Haloperidol, 200mg. Hoy está muy agresivo.


© José Luis Asensi    15/07/2021

40 comentarios:

  1. Participação muito bonita de ler, Deixo o meu elogio
    .
    Cumprimentos
    .
    Pensamentos e Devaneios Poéticos
    .

    ResponderEliminar
  2. Te aplaudo Jose, te ha quedao genial, esa duda la has llevado hasta el final. Un abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Campirela.
      Las dudas siempre corroen.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  3. Me temo que no hay inyección que evite que ella aparezca.

    La culpa y el remordimiento la llaman sin descanso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no la hay. La culpa y el remordimiento son los peores monstruos que existen.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Un buen relato, de esos traumas hay algunos reales. Mucha gente después de un grave accidente sufren muchos trastornos y en algunos casos muy difíciles de superar, llegué a conocer un dramático caso, por nadie que pase.
    Un fuerte abrazo amigo y buen resto de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan.
      Los accidentes siempre dejan secuelas.
      Un fuerte abrazo,amigo.

      Eliminar
  5. La mente o tal vez los remordimientos pueden explicar algo de esto, aunque quien sabe lo real que puede llegar a ser.
    Un placer leerte
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola, José Luis: le seguía un recuerdo desagradable, nefasto, y no lo superaba. Espero que los tratientos lo librasen de tanta persecución. Gracias por participaf y un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un recuerdo? culpa? Veía la muerte por todas partes? La duda.
      Muchas gracias, Dorotea.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Estupendo aporte para este encuentro juevero de hechos inexplicables, José Luis. Un gusto leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mónica. Me alegra que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy bueno, se te da genial.
    Aplausos y abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Muy bonita tu participación. Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué terrible relato, José Luis! Pienso que algo así podría suceder en la vida real...ya que es como si el alma de la fallecida volviera para vengarse del hombre que le quitó la vida en aquel fatal accidente, pero sólo él la puede ver. Muy buena imaginación tienes. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Ingrid.
    Era la doctora?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Contrariamente al protagonista nos "conduces" magistralmemte, con tempo perfecto hasta el final.
    Y dejas la libre interpretación de si la locura es la causa del recuerdo,
    o la consecuencia
    Saludosss

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Gabiliante. Agradezco tus palabras.
    En cuanto a tu interpretación del relato, te aplaudo. De 10. Eso es lo que quería transmitir.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Estremecedor y muy bien contado el trauma postraumático, el brote psicótico, el fantasma o lo que sea: la duda. Saludos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esther. Me alegra tu visita al blog y que te haya gustado el relato.
      Saludos y buen fin de semana.

      Eliminar
  15. Un fantasma lo persigue o su mala consciencia, la culpa, hace que se vuelva loco. Muy bien escalado el ritmo del suspenso.

    Un abrazo, José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O tal vez la muerte.
      Porque...Quién es esa doctora y por qué quiere administrarle una dosis tan grande del fármaco?
      Todo es posible.
      Muchas gracias, Myriam.
      Un abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  16. Pd. Y esa dosis de Haloperidol mata hasta a un caballo. No hay duda de wue pasará hoy al otro barrio a hacerle compañía al fantasma jeje

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno. Me gusta leer cosas como lo que escribes
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. La mente, los remordimientos lo ha llevado a un estado de alucinación, que la ha llevado a ver a esa mujer que atropelló, causando su muerte, en cada mujer que pasa. Y en la doctora que ha indicado que lo mediquen.
    Por aparición o por aparición fantasmal, ella se ha metido en su mente. Me recuerda eso de que los fantasmas son una materialización de los temores.
    Muy bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Demiurgo.
      Existió el accidente? y si existió. Es la misma doctora el fantasma?
      Abrazos.

      Eliminar
  19. Un texto de buena hechura, con tu conducción impecable

    Un gusto leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias, Albada. Me alegro de que te haya gustado.
    Ahora el próximo. Me está gustando lo de los "Relatos Jueveros"
    Hay muy buenos relatos, entre ellos el tuyo.
    Un abrazo. Feliz Domingo.

    ResponderEliminar
  21. Creo que nuestra conciencia nos juega en contra, José
    Una interesante lectura.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  22. La conciencia, la locura? Una duda.
    Gracias Mujer de Negro.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  23. Buena aportación, José Luis. Para mi eres nuevo.

    Amistosamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Carmen.
      Para mí tú también. Pero desde ahora ya no. Así que,un placer.Nos vamos leyendo.
      Saludos.

      Eliminar
  24. Hay cargas muy pesadas que atrapan y no te sueltan. La conciencia puede gritar tan fuerte que como para enloquecerte.
    Muy bueno 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, Galilea.
    Las cargas hay que ir soltándolas siempre. Aunque no se sabe si hubo una carga que provocó una locura o una locura que provocó alucinaciones, o ninguna de las dos cosas y la doctora no era tal doctora...
    Siempre queda "La duda"
    Abrazos.

    ResponderEliminar